Packers y Chiefs eliminan a Cowboys y Dolphins

Ignacio Cornejo primero y argentinos Benavides escoltas en Rally Dakar
15 enero, 2024
Djokovic y Sabalenka debut ganador en Abierto de Australia
15 enero, 2024
Ignacio Cornejo primero y argentinos Benavides escoltas en Rally Dakar
15 enero, 2024
Djokovic y Sabalenka debut ganador en Abierto de Australia
15 enero, 2024
Comparte este contenido!

Con una incuestionable prueba de fuerza y una monumental actuación del ‘quarterback’ Jordan Love, los Green Bay Packers triunfaron 48-32 en el campo de los Dallas Cowboys en la ronda de ‘wild-card’ (comodines) de la NFL y certificaron una nueva ‘debacle’ de los texanos.

 

Imagen

 

 

Los Cowboys, que ganaron el Este de la Conferencia Nacional (NFC) en la temporada regular con 12 victorias y cinco derrotas, y con Dak Prescott como líder en pases de ‘touchdown’ (36), volvieron a quedarse cortos en los ‘playoffs’. La franquicia texana, que ganó cinco veces la NFL, no disputa el Super Bowl desde 1995.

 

 

 

Tras la salida de Aaron Rodgers con destino New York Jets, los nuevos Packers encaraban la temporada de la NFL lejos de los reflectores y, en el papel, con pocas opciones de alcanzar incluso la postemporada. Sin embargo, Jordan Love lideró la maquinaria de Green Bay con 32 pases de ‘touchdown’ en la temporada regular y, apoyado por una excelente organización defensiva, los Packers se plantaron con una monumental prueba de fuerza en la ronda divisional.
Imagen

En su primer duelo de ‘playoffs’, Love brilló con 272 yardas lanzadas (16 de 21 en pases), con tres pases de anotación y sin interceptaciones. Brilló por su conexión con Romeo Doubs, con seis recepciones para 151 yardas y un ‘touchdown’. Aaron Jones estuvo intratable por tierra, al recorrer 118 yardas en 21 carreras, con tres ‘touchdowns’. Prescott fue interceptado tres veces, lo que manchó sus 403 yardas lanzadas (41 de 60 en pases), y vivió una nueva gran decepción en su carrera en los Cowboys. Conectó tres pases de anotación, todos para Jake Ferguson.

Fue un monólogo de los Packers desde el principio en el AT&T Stadium de Arlington (Texas). Abrieron el duelo con un drive de 7.52 minutos, el más largo del año, y Aaron Jones anotó el primero de los tres ‘touchdowns’ de su magnífica noche. Fue la séptima vez que los Packers anotaron en su primera posesión y fue un aviso claro para los Cowboys.

 

 

 

Imagen

 

 

Dallas, el mejor ataque de la NFL en la etapa regular, se estrelló ante la defensa de los Packers. Prescott acabó el primer período sin poder lanzar yarda alguna, algo que nunca le había pasado este año, y sufrió una interceptación de Jaire Alexander en la línea de 19 yardas defensivas que abrió el camino para el segundo ‘TD’ de Jones. Los Packers se sintieron cómodos y aprovecharon los tremendos apuros de los Cowboys con una nueva interceptación a Prescott, esta vez de Darnell Savage. Recorrió 64 yardas y su ‘pick-6’ subió el contundente 27-0 al marcador del AT&T Stadium.

Un agónico ‘TD’ de Jake Ferguson, tras un pase de una yarda de Prescott, envió a los Cowboys a los vestuarios abajo 7-27, obligados a buscar una remontada épica en la segunda mitad. Y los Packers tuvieron el mérito de contener el empuje inicial de los texanos en el tercer período. Sólo les concedieron un gol de campo, transformado desde las 34 yardas por Brandon Aubrey, y siguieron contundentes en sus posesiones.

 

 

Imagen

 

 

Aaron Jones celebró su tercer ‘TD’ de la tarde, con una carrera de 9 yardas para el 34-10 y Luke Musgrave, olvidado por completo por la defensa de los Cowboys, selló el ‘touchdown’ del 41-16 con una recepción de 38 yardas, después de que un anterior ‘TD’ de Pollard para los texanos. En ese caso, Dallas intentó sin éxito una conversión de dos puntos, lo que cortó aún más su inercia. La ventaja de los Packers tocó el 48-16 cuando Romeo Doubs firmó un nuevo ‘TD’ tras un pase de tres yardas de Love. Dos anotaciones de Jake Ferguson acercaron a los Cowboys hasta el 48-32, pero no pudieron evitar un nuevo enorme disgusto para la franquicia texana.

 

 

Imagen

 

 

Los campeones Chiefs no ceden

 

 

 

Kansas City  mantuvieo  su paso en busca del nuevo título al eliminar por 26-7 a los Miami Dolphins de la ronda divisional de la NFL que se jugará el próximo fin de semana. El partido jugado en el Arrowhead Stadium, casa de los Chiefs,se convirtió en uno de los más fríos en la historia de la NFL. Se disputó a una temperatura de 19 grados celsius bajo cero y con sensación térmica de 30 bajo cero.

 

Imagen

 

 

El juego con la temperatura más baja en la historia es el denominado como el ‘Ice Bowl’ que se jugó el 31 de diciembre de 1967 entre los Green Bay Packers y los Dallas Cowboys en el Lambeau Field, en Green Bay, Wisconsin, bajo una sensación térmica de 41 grados celsius por debajo de cero. En el partido Patrick Mahomes, de Kansas City, terminó con 262 yardas y un envío de anotación. Con Miami Tua Tagovailoa, quien debutó en ‘playoffs’, pasó para 199 yardas y un ‘touchdown’; fue interceptado una vez y capturado en dos ocasiones.

 

 

Imagen

 

 

En la serie inaugural del juego los Chiefs tomaron ventaja 7-0 con envío de Mahomes hacia Rice. En el segundo cuarto Kansas City se alejó 10-0 con una patada de tres puntos, pero los Dolphins reaccionaron y rompieron el cero, 10-7, gracias a un envío de 53 yardas de Tagovailoa que encontró a Tyreek Hill, quien celebró su primer touchdown ante su ex equipo. Los monarcas respondieron con un par de goles de campo que los alejaron 16-7 antes del descanso.

 

 

Imagen

 

 

Ante la inoperancia ofensiva de los Dolphins, su defensiva los mantuvo en la pelea en el tercer cuarto al limitar por cuarta vez en el juego a los hombres del entrenador Andy Reid a una patada de tres puntos de Harrison Butker que puso el marcador 19-7. En una jugada cerca de la zona de anotación, Patrick Mahomes chocó casco contra casco con un defensivo, acción en la que el casco del ‘quarterback’ se rompió de la parte frontal. Mahomes tardó en acomodarse a uno nuevo, pero al final logró superar el incidente.

 

 

 

 

En el último periodo la defensiva de Miami al fin se dobló y Kansas City lo aprovechó para sentenciar el partido con un acarreo de Isiah Pacheco que dejó el juego 26-7. La estrella del pop, Taylor Swift, estuvo en un palco en el estadio para apoyar a Travis Kelce, junto a la madre de éste y la esposa de Patrick Mahomes. Lució una gruesa chamarra de Chiefs con el número 87 que porta el ala cerrada que le diseñó la esposa de Kyle Juszczyk, corredor de poder de los San Francisco 49ers.

 

Imagen

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *