Al «Tigre» Gareca le preocupan bajas del Perú

Se pusieron Bravos con Marlins
7 octubre, 2020
Mantarayas envenenaron Yanquis
8 octubre, 2020
Se pusieron Bravos con Marlins
7 octubre, 2020
Mantarayas envenenaron Yanquis
8 octubre, 2020
Comparte este contenido!

El seleccionador inca manifestó su resignación tras conocerse que no podrá contar con Edison Flores, Yordy Reyna y Alexander Callens para medirse con Paraguay y Brasil. Colombia con Queiroz, Bolivia con Farias y Ecuador con Alfaro, sus DT{s  entrenan  para las  jornadas eliminatorias al Mundial de Catar 2022.

 

 

Gareca lamentó que los tres jugadores no recibieran el permiso de sus clubes para poder incorporarse a la selección peruana, ya que la FIFA los exoneró de prestar a los futbolistas debido a que tendrían que hacer una cuarentena de 14 días a su vuelta a Washington y Nueva York, donde juegan para el DC United y el New York City. «Nos corresponde mentalizarnos ante cualquier posible inconveniente que se pueda presentar», comentó Gareca, consciente de las dificultades de todas las selecciones atraviesan para reunir a sus jugadores.

El entrenador argentino también informó la baja por lesión de última hora para el partido contra Paraguay del delantero Aldair Rodríguez, que fue convocado para ocupar la vacante por lesión del capitán y máximo goleador histórico de la Blanquirroja, Paolo Guerrero. Sin embargo, Gareca aseguró que está tranquilo con los jugadores que tiene a disposición ya que, además de Raúl Ruidíaz (Seattle Sounders), también llamó de urgencia a los delanteros Álex Valera, del Llacuabamba, y Matías Succar, del Deportivo Municipal y actual máximo goleador del Torneo Apertura de Perú.

 

 

«Con eso consideramos que estamos cubiertos. Esperemos que Aldair se recupere para el siguiente partido. Decidimos mantenerlo porque tendrá opciones de estar contra Brasil», comentó el seleccionador. «(Succar) es uno de los jóvenes delanteros que han surgido. Después dependerá de él (si aprovecha) las oportunidades y de la integridad que tenga en la selección y cómo lo veamos nosotros», añadió.

Gareca restó importancia a la estadística que marca que ha ganado los cinco partidos contra Paraguay desde que está al mando de la banquillo de la selección peruana. «Las estadísticas son circunstancias para que uno las modifique y las rompa. Siempre fui un hombre que se centra en el presente y no en lo que se pueda producir por los antecedentes o por el pasado, y el presente es que iniciamos la eliminatoria con una selección difícil que busca su lugar y sabemos que será duro», apuntó Gareca. «Hoy lo que importa esencialmente es que podamos sostener una idea dentro del campo de juego y afianzarnos cada vez más. No sé cómo será el arranque, pero hay mucho entusiasmo. En este momento hay muchas ganas. Es importante acomodarnos, entrar bien parados al campo de juego, teniendo claro lo que queremos», agregó.

 

El argentino admitió que le gustaría contar con más tiempo para entrenar con sus jugadores, pues no pudo disponer de todos sus jugadores aptos hasta este martes, 48 horas antes del partido contra Paraguay, cuando llegaron a Lima en un avión privado Renato Tapia, Luis Advíncula, Andy Polo y Marcos López. No obstante, recordó que las demás selecciones están en las mismas circunstancias y en esas condiciones «hay que salir ya al ruedo». «El reencuentro fue emotivo porque hacía mucho tiempo que no nos veíamos. Los veo convivir, interactuar, intercambiar opiniones y me puso muy contento verlos nuevamente», señaló.

 

 

Gareca, que reveló que lleva siete meses sin ver en persona a su familia, que reside en Argentina, hizo a un llamado a la calma a la afición peruana para que animen desde sus casas y prometió que su equipo lo dará todo en el terreno de juego. «Sabemos que se van a hacer sentir desde sus casas. Los hinchas peruanos son muy pasionales y sabemos que están con nosotros, pero lo más importante es la salud», concluyó.

 

 

Queiroz confía en la banca

 

 

 

La clasificatoria a un Mundial de fútbol es el arte de sumar puntos, pero el cupo se gana con los jugadores suplentes, dijo el martes el director técnico de la selección colombiana, Carlos Queiroz, quien aseguró que tiene buenas alternativas en el banco para llevar al equipo cafetero a Qatar en 2022. Colombia debutará el viernes en la eliminatoria sudamericana enfrentando a Venezuela como local en la caribeña ciudad de Barranquilla y luego viajará a Santiago para jugar el martes contra Chile.

 

«La competición para una Copa del Mundo es el arte de sumar puntos. Hay que jugar cada partido sabiendo que al final tenemos que siempre sumar puntos y estar adelante en esta carrera», dijo Queiroz en una conferencia de prensa virtual, en la que la que calificó como muy difícil y competitiva la eliminatoria sudamericana. El técnico portugués de 67 años dijo además que Colombia tiene un amplio número de jugadores entre titulares y suplentes, lo que le da alternativas en las diferentes posiciones. «Estamos con más opciones, y eso es bueno para todo el equipo porque nosotros podemos sumar puntos con los titulares, los jugadores principales del equipo nacional de Colombia, pero se gana la calificación y se ganan los campeonatos con el banquillo», declaró Queiroz.

 

 

El experimentado entrenador, que ha participado en seis eliminatorias mundialistas con las selecciones de Portugal, Emiratos Árabes, Sudáfrica e Irán, aseguró que buscará un equipo con «equilibrio con mucha consistencia» y que pese a las actuales dificultades por la pandemia de coronavirus conformó un equipo que mantiene la identidad del fútbol colombiano. El exentrenador del Real Madrid elogió también el buen momento de los futbolistas convocados, entre los que destacó a James Rodríguez y Juan Guillermo Cuadrado. «Es un equipo con mucho entusiasmo, con muchas ganas de ganar y eso me hace feliz», concluyó el técnico de la selección cafetera.

 

 

Bolivia y Farias van confiados

 

La selección boliviana, al mando del venezolano César Farías, viajó este martes a Brasil confiada en iniciar con buen paso su andar en las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Catar 2022, en las que se enfrentará con la Canarinha este viernes 9. El grupo partió desde Santa Cruz, donde inició su preparación en agosto pasado, para luego pasar las últimas semanas entrenando en su fortín en La Paz, a más de 3.600 metros de altitud.

Los jugadores se entrenaron bajo estrictas medidas de bioseguridad y un régimen cerrado de casi 50 días que fue «muy duro» y sacrificado al tener que estar lejos de sus familias, reconoció el defensor Gabriel Valverde. «Sabemos que es un partido muy duro, pero creo que vamos a salir adelante con la bendición de Dios y vamos a hacer un gran partido», sostuvo Valverde. Para el jugador, Bolivia ahora tiene «una selección fuerte físicamente, tácticamente, futbolísticamente y mentalmente también», producto del trabajo duro de los últimos meses y cuyos resultados intentarán «hacer valer en el campo de juego».

 

«Es un sacrificio grande que estamos haciendo para poder darle una alegría al país y soñar con el mundial», añadió el defensa, quien insistió en que ante Brasil mostrarán que «es otra Bolivia». La Verde quedó penúltima en las eliminatorias del Mundial de Rusia 2018 y no clasifica a ese torneo desde 1994, cuando llegó al de Estados Unidos bajo la conducción del español Xabier Azkargorta. Aquella fue la única vez que Bolivia logró un cupo a un mundial de fútbol.

 

 

Las diferencias entre los dirigentes del fútbol boliviano casi afectan el trabajo de la Verde, pues a causa de estas disputas algunos clubes pidieron a sus jugadores retirarse de la concentración. Por ello estarán ausentes los tres convocados del Oriente Petrolero, Ronaldo Sánchez, Ferddy Roca y Mateo Zoch, quienes dejaron la concentración la semana pasada, lo que desató críticas hacia el presidente ‘refinero’, el excapitán de la Verde, Ronald Raldes. Otros jugadores decidieron permanecer y hubo un pronunciamiento conjunto de los seleccionados en los que pidieron que la Verde deje de ser «manoseada» por los dirigentes.

Farías ha optado por combinar la experiencia de jugadores como el meta Carlos Lampe y el artillero Carlos Saucedo, con una renovada plantilla que incluye al menos a 18 jugadores de entre 18 a 23 años. En La Paz aguardarán los internacionales Marcelo Martins Moreno, Alejandro Chumacero, Jaúme Cuéllar y Boris Céspedes para la segunda jornada de las eliminatorias contra Argentina el martes 13.

 

 

Mente de Ecuador en positivo

 

 

La selección de Ecuador viajó este martes a Buenos Aires en un ambiente cargado de optimismo tras cumplir tres entrenamientos al mando de Gustavo Alfaro, quien comenzará su era el próximo jueves contra Argentina en la primera jornada de las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Catar. El equipo viajó sin el portero Johan Padilla, quien dio el lunes positivo de COVID-19. En su lugar fue convocado argentino nacionalizado Hernán Galíndez, de 33 años, figura de Universidad Católica desde 2012.

Además de Padilla, por problemas en conexiones aéreas que no le permitirán llegar a tiempo, la Tri tampoco contará con el experimentado centrocampista Christian Noboa, que con 35 años, es figura goleadora del Sochi ruso. «Con energía positiva y concentración absoluta viajará la selección para encarar los desafíos que plantea el inicio de las eliminatorias rumbo a Catar 2022», anunció la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF).

 

 

«El arribo del equipo, en vuelo chárter, a Argentina esta previsto para las 22.30 horas de Ecuador (03.30 GMT del miércoles)», precisó la FEF en un comunicado. La plantilla se entrenará el miércoles en Buenos Aires. Alfaro, debutante también como seleccionador, explicó que ante la falta de tiempo para los entrenamientos, ha pedido a sus pupilos «tratar de estar muy ajustados y en bloque muy corto» para tratar de controlar al rival y manejar el balón.

«Trataremos de encontrar las mejores sociedades», añadió. Insistió en que el resultado dependerá, más que del conocimiento que tenga de Argentina, de las respuestas que le den sus jugadores. Advirtió que su equipo no va a llegar «en el estado ideal» que le gustaría, pero hizo notar que las mismas sensaciones deben tener las otras selecciones. El extécnico de Boca Juniors dijo tener esperanza de «causar daño» al rival si aprovechan que «de la mitad de cancha hacía adelante Ecuador tiene talento, velocidad, buen pie y agresividad de sus jugadores».

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *