Jake Arrieta se retira del béisbol
19 abril, 2022
Bradley Wiggins reveló acoso sexual
20 abril, 2022
Comparte este contenido!

Es el resumen, casi quijotesco, de la realidad a la que debe enfrentarse no solamente el F. C Barcelona, sino también otros importantes clubes europeos. Es una verdadera lucha contra los molinos de viento, cada vez más altos y cada vez más grandes, frente a los cuales el club blaugrana pretende luchar con algunas de estas armas. Más para la próxima temporada que para la actual, dado que ya están fuera de la Europa League.

 

 

Por Rubén Costa Ulloa

Columnista www.fdradio.net

 

 

 

Política de Camp Nou lleno

 

 

 

El Barça está mirando en detalle de dónde sacar más dinero y lo que tiempo atrás eran hechos casi sin importancia, ahora se han vuelto muy relevantes. En una nota de prensa reciente, el club informó que en el último partido de local, frente al Sevilla, no quedó ninguna entrada sin vender, pero, aquí viene el punto de reflexión, el Camp Nou no estuvo lleno. 22.000 butacas quedaron vacías y aquí el club ha reiterado un llamamiento a los socios y socias: «En uns moments en què l’equip de futbol necessita el màxim suport del públic i el Club optimitza tots els seus recursos per obtenir nous ingressos, el FC Barcelona fa una crida als abonats que no puguin venir al Camp Nou en algun partit d’aquest tram final de temporada, perquè cedeixin el seu seient en benefici del Club, renunciant a una contraprestació econòmica.» (1)

Por lo cual, el único camino que le quedó al club fue solicitar la autorización de los y las abonadas para poder disponer de estas butacas vacías, si la persona sabe que no asistirá a un determinado partido.  Una acción que necesitará ver cómo la gestiona, pues hacer caja, puede resultar contradictorio con lo ocurrido en su último partido de Europa League, pues de a ratos fue visitante en su propio estadio y que amenaza con ser una crisis de proporciones. El Barcelona destinó 5.000 entradas para comprar desde Alemania para los seguidores del Eintracht Frankfurt y en el campo llegaron a ser entre 25.000 y 35.000 hinchas, que para colmo estaban vestidos de blanco. La explicación del Barça es que eso paso porque, “según sus pesquisas, los aficionados del Eintracht han buscado entradas por tierra, mar y aire. A través de tour operadores no oficiales, de la reventa, y han comprado entradas desde todas partes, excepto desde Alemania.””(2)

 

Imagen

 

 

 

El himno del Barça en Spotify

 

Imagen

 

 

No hace un año se aprobó en la primera asamblea de la era Laporta el endeudamiento por más de 500 millones de euros con Goldman & Sachs y ahora, recientemente, en la primera asamblea de compromisarios telemática se ratificó el patrocinio de Spotify Este contempla que el nombre de la plataforma sueca estará en las camisetas de los primeros equipos femenino y masculino de fútbol a partir de la temporada 2022-2023. También formará parte del nombre del futuro Espai Barça, o sea el nuevo estadio se llamará, posiblemente: Spotify Camp Nou. También tiene, entre otros objetivos, crear una plataforma para ayudar a los artistas a interactuar con la comunidad global de fans del FC Barcelona

Spotify es una plataforma que nació en el año 2008, que es considerada como la competencia directa de las radios musicales, dado que estas están registrando fuertes pérdidas de audiencia y que, según los profesionales vinculados a estos medios: no tiene ningún valor extra y en definitiva es el éxito del algoritmo. Aún así, los números que ofrece son brutales, según fuentes de la misma empresa, tiene más de 365 millones de usuarios activos. Algo así como el 5% de la población mundial. (3)   Este acuerdo dejaría como mínimo,  en las arcas blaugranas unos 435 millones de euros (4). Aún así, no son cifras oficiales, son trascendidos dado que hay un acuerdo de confidencialidad entre la plataforma y el club.

 

La competencia desigual contra los clubes-estado

 

 

 

Desde hace tiempo, el presidente Laporta, viene insistiendo que el Barça tiene una competencia enorme con los clubes-estado, lo viene afirmando en las diferentes Asambleas de Socios, cuando ha tenido que defender la financiación aprobada con Goldman-Sachs o cuando presentó ese proyecto que es la Superliga, que hoy está en el campo de una batalla judicial. En un medio de comunicación, manifestó, recientemente: «Estamos primero para luchar con los clubs estado. La normativa es estricta con nosotros, con los clubs que son de los socios, pero no podemos competir contra ellos porque no siguen la norma». Y lo argumenta: «El ‘fair play’ financiero, por ejemplo, no está armonizado en toda Europa. En Francia y en la Premier, más o menos. Aquí somos estrictos y con esto no podemos competir contra quienes se saltan las normas y pertenecen a un estado con una máquina de hacer dinero».(5)

 

 

Imagen

 

 

La siguiente gráfica (6) refleja esto del fair play financiero en la Liga Española. Un FC Barcelona ubicado en la séptima posición y que tiene como cifra tope para fichar  -en esta temporada-  unos 97 millones de euros. Superando por unos 20 millones de euros a su rival de la ciudad, el RCD Espanyol. Esto es algo que la parroquia culé todavía no ha interiorizado. Es aquí donde aparecen las limitaciones a determinadas notas de prensa, por ejemplo, la cotización de 75 millones de euros complica la llegada del  noruego Erling Haaland.  Por otro lado ¿Es una inversión con más largo recorrido los 50 millones que pide el Leeds por el emergente Raphina? o hay que ir por una apuesta más segura, aunque veterana, como Lewandowsky?. Si quieren seguir reforzando, mucho trueque y repesca de jugadores de la Masía habrá que ver. Claro esto implica un cambio de chip en la cabeza del público culé, los fichajes de súper mega estrellas (si no media una jugada maestra de Laporta)  los tendrá que ver en otros equipos.

 

 

 

Aún así, no es el único que sufre para poder lograrlo, el Real Madrid, sin las limitaciones del equipo culé está penando para ver si Mbappé viene en junio o no. Entre la mediación de Macron para que este se quede, el peso económico del estado de Catar (dueño del PSG) que quiere realizar un cambio total de la estructura deportiva, indicando ya la potencial salida de Leonardo y Pochettino, director deportivo y técnico, respectivamente, anunciando la posible llegada de Zidane, son elementos no menores para la decisión que tenga que tomar el jugador. Todo es tentador para el jugador francés.

 

Imagen

 

 

El Barça ya está planificando las competiciones del año que viene, no sólo la Liga sino también la Champions, justo en un año de Mundial, donde las adquisiciones de jugadores tienen un cierto riesgo, se puede comprar a buen precio antes y que sea imposible después, entre otros riesgos. Bien lo sabe Xavi, así lo hizo saber en una rueda de prensa reciente: “«No estamos para florituras. Preparamos la plantilla para el año que viene y saben mis prioridades. Hay que ser cauto porque la situación económica es la que es«(7)

No hace mucho tiempo, los grandes en el mercado de fichajes eran el Real Madrid o el Barça y ahora ha surgido una categoría más poderosa y superior: los clubes-estado. Por lo cual la distancia entre los clubes parece que se hará cada vez más y más enorme. Por ahora, que un equipo como el Villarreal se haya instalado en semifinales de Champions nos alienta a creer que la magia del fútbol también podría sobrevivir contra esos enormes  molinos. ¡Ojalá así sea!

 

Imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *