Ann Fraser Pryce “El Cohete” del Mundial de Atletismo en Doha

Gigantes aplastan a los Redskins 24-3
30 septiembre, 2019
Clásico de Otoño… se vienen los “Playoffs” MLB
30 septiembre, 2019
Gigantes aplastan a los Redskins 24-3
30 septiembre, 2019
Clásico de Otoño… se vienen los “Playoffs” MLB
30 septiembre, 2019
Comparte este contenido!

 

“Pocket Rocket”,  así le dicen a la jamaiquina, que sólo mide 152 centímetros, tomó la delantera desde el disparo y mantuvo a raya a sus rivales. Asher-Smith batió el récord nacional con 10.83  En varones Chris Coleman con 9,76 paró el cronómetro.

 

 

La jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce, doble campeona olímpica en Londres 2012, recuperó el cetro de la velocidad mundial, dos años después de ser madre, al batir con la mejor marca mundial del año en 100 metros (10.71) a la británica Dina Asher-Smith y a la ivorense Marie-Josee Ta Lou. Se quedó fuera del cajón de honor la jamaicana Elaine Thompson, doble campeona olímpica en Río 2016, cuarta con 10.93.

El equipo de Estados formado por Wilbert London, Allyson Felix, Courtney Okolo y Michael Cherry volvió a batir en la final de los campeonatos el récord del mundo de relevos mixtos 4×400 metros con un tiempo de 3:09.34. Este sábado, con otro equipo totalmente distinto, lo había batido ya con 3:12.42 en la primera ronda de esta prueba de reciente creación que en Doha se estrena dentro del programa de los Mundiales. La disciplina fue introducida por la IAAF en 2017 dentro del Mundial de Relevos. Jamaica, con un registro de 3:11.78 -récord nacional- consiguió la medalla de plata por delante de Bahrain, que batió el récord asiático con 3:11.82.

 

 

Chris Coleman rompió el crono. Registró 9.76 en los 100 metros. Coleman de talla física, mide algo así como 1,70m, 27 centímetros menos que el jamaicano Usain Bolt que hace 10 años dejó los récords de la velocidad a años luz de sus seguidores, 9,58s para los 100m, 19,19s, para los 200m. Lanzado en carrera es como una bala de cañón, sin cuello, de pecho anchísimo, un barril, y no una gacela elegante y poderosísima, sino por la mudez casi anónima con la que atraviesa a toda velocidad, y eso nadie se lo discute, la velocidad casi atómica, las pistas de todo el mundo. Ni tampoco se le puede discutir la marca de la victoria para darle la vuelta a la final de Londres en 2017, a la que llegó como favorito y fue superado por Gatlin: los 9,76s son la mejor marca mundial de los últimos cuatro años, la sexta de la historia. El viento, tan inexistente casi como el público (0,6 m/s a favor). La velocidad de reacción, magnífica, 128 milésimas. Ni Bolt le hubiera ganado cuando su último triunfo, en 2015. Justin Gatlin, eterno peleador, fue segundo, con 9,89s, y tercero el renacido canadiense De Grasse, 9,90s, la mejor marca de su vida.

Bolt tendrá que tragar con Coleman, de 23 años, como también Sebastian Coe, que tendrá que buscar en otra parte la luz que ilumine su universo federativo, que ya ha dejado de llamarse las impronunciables siglas IAAF (federación internacional de atletismo amateur) para llamarse desde ya World Athletics. Y Coleman será su faro tenue y perturbador, aunque en la presentación de la final, ante 5.000 personas en un estadio con capacidad para 40.000, se utilizara todo tipo de atractivos luminoso-visuales para imantar la atención. Y cuando, envuelto en su bandera, el georgiano, de Atlanta, Coleman, seguía celebrando su victoria, el estadio estaba ya vacío y silencioso.

 

 Otras pruebas

 

La rusa Anzhelika Sidorova, que compite como atleta neutral autorizada por la IAAF, se alzó con el título mundial de pértiga batiendo con la mejor marca mundial del año (4,95) a la estadounidense Sandi Morris y a la anterior campeona, la griega Katerina Stefanidi. Diecisiete atletas lograron la marca de acceso a la final de pértiga (4,60), de forma que el concurso por las medallas estuvo superpoblado. La batalla enfrentaba, sobre el papel, a Katerina Stefanidi, campeona olímpica y mundial, con las estadounidenses Jennifer Suhr (líder mundial del año con 4,91), Sandi Morris y Katie Nageotte y con la rusa Anzhelika Sidorova, que había saltado este año 4,86. Sidorova hizo un concurso perfecto, elevándose sin fallos sobre todas las alturas hasta que tuvo que agotar sus tres intentos para superar los 4,95 metros, Sandi Morrtis se quedó en 4,90 y Stefanido en cinco centímetros menos. La venezolana Robeylis Peinado terminó séptima con nuevo récord nacional (4,70).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *