«El Canelo» quiere ser actor

Djokovic a cuartos de final en Australia
24 enero, 2023
Lazio crucificó al Milan
25 enero, 2023
Comparte este contenido!

Saúl  Álvarez  lucha por hacerse de un lugar en el reconocimiento público desde otras vías que no sean las boxísticas; no hay que olvidar que sus últimas actuaciones sobre el ring no han sido las más estimulantes, al contrario, podrían catalogarse como decepciones.

 

Imagen

 

Álvarez tiene bien trazados su objetivos: quedarse en el boxeo por 5 o 6 años más, continuar con sus inversiones, y hasta aparecer en una película como en su momento lo hizo David Beckham, quien ha destacado más como empresario que como lo hizo en sus años de futbolista. ¿Será que quiere seguir sus pasos? Distracción o no, el tapatío tiene en mente muchas más cosas, no solo las peleas. Saúl aseguró que su fuerte no es actuar, pero no descarta aparecer en una película. Prepara un documental de una parte de su vida. Experiencia tiene, no hay que olvidar que estuvo en el trailer promocional de Creed II.

“Aunque nunca hay que decir nunca. Quizá me gustaría tener una participación como la que tuvo Beckham en la película que hizo; algo de vikingos o romanos no estaría mal”. “Estamos haciendo un documental para que la gente se entere de todo lo que hay detrás, porque, obviamente, las personas te ven y piensan que es fácil… A lo que voy es que quiero que la gente vea más allá del boxeador, que vean lo que hay detrás de una pelea, cómo se prepara uno… Y que no, no es sencillo”, apuntó a GQ.

 

Imagen

 

 

Estas declaraciones exponen los objetivos del Canelo Álvarez. Sí, planea continuar con su carrera en el boxeo, pero parece que está “distraído” con situaciones ajenas al ring, como si hubiera entrado en una zona de confort y no le importara su pasado más reciente. Aunque cuestionar su profesionalismo sería tonto, ya que ha demostrado tener madera de leyenda, sigue teniendo cosas por demostrar. Todavía no es el mejor boxeador mexicano de todos los tiempos, y sus últimos combates lo alejan de esa etiqueta, fueron malos (cada uno por situaciones diferentes). En estos momentos no está para el sueño de convertirse en una súper estrella de Hollywood, al menos no si quiere ser el número uno del pugilismo en la actualidad.

 

Imagen

 

 

El mexicano de 32 años podría prestarle más atención a su momento deportivo y no a sus planes después del retiro, hoy es grande, mañana quién sabe. Sus peleas más recientes, contra Dmitry Bivol y Gennady Golovkin, no han cumplido con las expectativas. La penúltima lucha del tapatío fue contra el monarca ruso de los pesos semicompletos, Dmitry Bivol. Se pactó para el 7 de mayo de 2022; el Canelo llegaba con superioridad anímica, se había consagrado en la cima del mundo; de hecho se convirtió en el primer mexicano en ser campeón en 4 diferentes divisiones: superwelter, mediano, supermediano y semicompleto..

 

Imagen

 

 

Pese a los méritos, la segunda derrota llegó al historial del mexicano. No pudo hacer nada en el cuadrilátero, solo aguantar al ruso. Sus intentos por dañar al contrincante fueron inútiles. Quedó demostrado que hasta el mismo Álvarez tiene límites y deficiencias que tiene que trabajar. En su pelea más reciente, aquella que completó la trilogía contra Gennady Golovkin, también defraudó a un sector de aficionados. Las expectativas eran altas: los anteriores enfrentamientos habían estado llenos de emoción, Saúl debía salir del bache en el que estaba después de perder contra Bivol, y la gente quería ver de regreso a “su campeón”. Ganó, pero lo hizo sin emociones.

 

 

El combate fue duramente criticado por la posición “tibia” de ambos peleadores. Desde ese combate contra el kasajo, en septiembre del año pasado, se podía ver que Canelo no estaba dispuesto a arriesgarse -en ningún sentido-, estaba cómodo con un Golovkin temeroso. No hizo nada por acabarlo antes. Todos sabemos las capacidades del jalisciense, ha vencido a campeones del mundo y ha ido a contracorriente. Pero las leyendas no disminuyen el paso, al contrario, siempre quieren ir a más velocidad y romper nuevas marcas, especialmente cuando atraviesan momentos de adversidad. Saúl Álvarez no está en el mejor nivel y, aparentemente, no mantiene el vuelo al que se acostumbran los más grandes, ha pisado la tierra y prefiere trotar en otros rumbos.

 

«El Canelo» ofrece hasta 18 mil pesos de sueldo para los empleador de Upper

 

En la misma entrevista con GQ se le cuestionó sobre si le gustaría aparecer en el famoso show de millonarios, Shark Tank. Y su respuesta fue clara, podría darse un respiro para participar. “Nunca lo he pensado, porque no tengo el tiempo. Normalmente, peleo dos veces al año, entonces ocho meses estoy entrenando. Pero creo que estaría increíble que me diera un break para poder hacerlo… Sí, estaría padre”, dijo Canelo. Álvarez es uno de los mejores pugilistas mexicanos que han existido y nadie puede negarlo. Sin embargo, su presente no responde a tal etiqueta. Con 32 años está en uno de los puntos más altos de su carrera deportiva, pero prefiere darse un respiro para pensar en películas, inversiones, o shows de televisión. A fin de cuentas se lo ha ganado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *