Ricky Rubio, a maullar con Lobitos

Martins, goleador histórico boliviano
19 noviembre, 2020
Robinson Canó no jugará con Mets 2021
19 noviembre, 2020

Comparte este Contenido!

El base internacional español jugará la próxima temporada en el Minnesota Timberwolves, equipo que lo eligió en el ‘draft’ de 2009 y con el que jugó 6 temporadas. Conozca los seleccionados en el Draft NA 2020. Un sueño hecho realidad para muchos universitarios.

 

 

Rubio fue traspasado esta madrugada a los Timberwolves por el Oklahoma City Thunder, franquicia que había comprado sus derechos a los Suns de Phoenix en un intercambio de jugadores que se produjo el pasado lunes. En su regreso a Minnesota, el base catalán, de 30 años, compartirá vestuario con el escolta argentino del Barça, Leandro Bolmaro, elegido por los New York Knicks en la posición 23 del ‘draft’ antes de ser traspasado a los Timberwolves. Y también con el número 1 del sorteo universitario, el escolta-alero Anthony Edwards.

 

Cule Bolmaro con Knicks

 

 

El escolta argentino Leandro Bolmaro fue seleccionado este miércoles por los Knicks de Nueva York con el número 23 de la primera ronda del sorteo universitario de la NBA y lo traspasaron enseguida a los Timberwolves de Minnesota. Los Knicks a cambio reciben de los Timberwolves a las selecciones del número 25 de la primera ronda y el 35 de la segunda. Bolmaro, de 20 años, que milita en el FC Barcelona Lassa, se une al escolta Anthony Edwards, que esta misma noche fue elegido por los Timberwolves como el número uno del sorteo universitario, que por primera vez se celebra de forma virtual, debido a la pandemia del coronavirus.

Se espera que Edwards, de 19 años, formado en la Universidad de Georgia, tanto si se queda con los Timberwolves como si es traspasado a otro equipo, tendrá ya asegurado un contrato de novato por cuatro temporadas y 44,2 millones de dólares, incluidos 20 que estarán garantizados. El sorteo, presentado por el comisionado de la NBA, Adam Silver, no ha generado hasta ahora ningún tipo de sorpresa porque tampoco cuenta con jugadores que hayan creado interés ni hayan sido considerados como futuras estrellas o jugadores franquicias dentro de los equipos profesionales.

 

Maúllan Los Timberwolves

 

 

En Minnesota sorprendieron la pasada noche con la selección del escolta Anthony Edwards como el número uno del sorteo universitario de la NBA, que por primera vez en su historia se tuvo que celebrar de forma virtual, debido a la pandemia del coronavirus. Aunque no era el favorito a ser el número uno, las circunstancias hicieron que su elección fuese la más válida para los Timberwolves, que intentaron vender, sin éxito, los derechos de selección.

El presidente de los Timberwolves, el colombiano Gersson Rosas, confirmó que se pusieron en contacto con 10 equipos, pero no recibieron ninguna oferta que les interesase y se quedaron con Edwards, de 19 años, formado en la Universidad de Georgia. Los Warriors de Golden State sí cumplieron con los pronósticos tras decidirse por otro joven de 19 años, el pívot James Wiseman, formado en la Universidad de Memphis, que les aporta un gran poder y que junto al ala-pívot Draymond Green pueden formar un frente dominante dentro de la pintura y en el juego interior.

 

Pican las Avispas

 

 

Ball, de 19 años, a quien los «expertos» le daban favorito a ser el número uno, se tuvo que conformar con ser tercero después que los Hornets de Charlotte se decidiesen por él. El legendario Michael Jordan, dueño mayoritario de los Hornets, confía en que el hermano del también base Lonzo Ball, de los Pelicans de Nueva Orleans, pueda convertirse en el líder que comande el juego de ataque y convertirlos en un equipo ganador. Junto a Edwards, Wiseman y Ball, los grandes protagonistas del sorteo fueron los ocho jugadores extranjeros seleccionados, entre ellos el escolta argentino Leandro Bolmaro, que milita en el FC Barcelona, y que también formó parte de los cuatro elegidos en la primera ronda.

El fenómeno del escolta esloveno Luka Doncic, relegado a la tercera selección durante el sorteo del 2018, porque no confiaron que podía convertirse en una gran figura, cambió por completo la perspectiva de los seguidores de talentos de los equipos de la NBA en Europa. Con el base estadounidense francés Killian Hayes, de 19 años, a la cabeza, seleccionado número siete por los Pistons de Detroit, y proyectado para ser clave en la reconstrucción del equipo. Lo mismo le sucedió al alero israelí Deni Avdija, de 19 años, al que los Wizards de Washington eligieron con el número nueve y confían pueda convertirse en un futuro líder dentro del equipo.

 

Green y los Mavericks con Doncic

 

 

 

Doncic les abrió el camino para que el talento que poseen sea reconocido en su verdadera dimensión después de la evolución que ha tenido el exjugador del Real Madrid, con quien demostró, al igual que con la selección de su país, Eslovenia, que estaba listo para el gran reto de la NBA. Pero equipos como los Suns de Phoenix y los Kings de Sacramento no lo vieron igual y su falta de confianza les ha costado seguir siendo equipos perdedores, mientras los Mavericks de Dallas, que sí confiaron en Doncic, ya tienen a toda una nueva estrella de la NBA, batiendo marcas. Los otros dos jugadores extranjeros que fueron seleccionados en la primera ronda fueron el pívot serbio Aleksej Pokusevski, al que los Timberwolves lo eligieron con el número 17.

También compraron los derechos de Bolmaro, seleccionado con el número 23 por los Knicks de Nueva York, y quien a sus 20 años se convirtió en el segundo argentino que sale elegido en la primera ronda de un sorteo universitario de la NBA, pero en mejor posición. El primero en conseguirlo fue su compatriota Carlos Delfino, que lo logró en 2003 cuando los Pistons lo eligieron con el número 25.

 

Ahora Bolmaro, si al final los Timberwolves compran su cláusula de salida del FC Barcelona, se encontrará en Minnesota con otro compatriota y exjugador de la NBA, el base Pablo Prigioni, que ejerce de entrenador asistente con la franquicia.  Otro base, el español Ricky Rubio, seleccionado por los Timberwolves con el número cinco en el sorteo del 2009, volvió de nuevo al equipo después de que cerrasen su traspaso con los Thunder de Oklahoma City, a donde había llegado a comienzos de semana al ser incluido en el cambio del base Chris Paul a los Suns de Phoenix.

Los otros cuatro jugadores extranjeros seleccionados en la segunda ronda del sorteo fueron el base francés Theo Maledon, elegido por los Sixers de Filadelfia con el número 34. Los Wizards volvieron a confiar en un jugador checo, esta vez en el alero Vit Krejci, de 20 años, que milita en el Casademont Zaragoza, y al que lograron con el número 37. Mientras que los Bulls de Chicago se decidieron por el pívot serbio Marko Simonovic, con la selección número 44, y los Celtics de Boston utilizaron su número 47 para reclamar al base israelí Yam Madar.

 

 

 

Otras novedades en los quintetos

 

El base Jrue Holiday será canjeado de Nueva Orleáns a Milwaukee, que denodadamente usca proporcionarle a su astro Giannis Antetokounmpo un elenco de compañeros más fuerte y seducirle para que acepte una extensión de su contrato, informó el martes una persona al tanto de la situación. Los Pelicans adquirieron a Eric Bledsoe, George Hill y un paquete de futuras selecciones de primera ronda en el draft de los Bucks.

La persona pidió no ser identificada debido a que el acuerdo aún no ha sido cerrado. ESPN, The Athletic y The New York Times informaron los primeros detalles sobre el traspaso de Holiday. ESPN también indicó que los Bucks orquestaban un segundo canje con Sacramento, en el que Bogdan Bogdanovic y Justin James pasarían a Milwaukee a cambio de Donte DiVincenzo, D.J. Wilson y Ersan Ilyasova.

 

 

El canje por Holiday fue el segundo de impacto que involucra a un base desde que la NBA permitió el inicio de las transacciones el lunes. Chris Paul fue transferido de Phoenix a Oklahoma City. Tanto Paul como Holiday eran mencionados como los armadores más apetecidos al abrirse el periodo de cambios. Horas después de concretarse el pase de Paul, Holiday fue enviado a Milwaukee. El mensaje de los Bucks es muy evidente: quieren ganar un campeonato y quiere darle todo el incentivo a Antetokounmpo, el Jugador Más Valioso de la liga en las últimas dos temporadas para que firme su extensión máxima — una con un valor que excede los 200 millones de dólares por cinco años — antes del 21 de diciembre. Cuando Antetokounmpo obtuvo su segundo MVP en septiembre, la estrella griega expresó claramente sus intenciones.

 

 

“Me alegro por esto, me alegro por este premio», dijo Antetokounmpo en su momento. “Pero quiero más… Quiero superarme. Quiero ser un campeón”. No hay duda que los Bucks serán un mejor conjunto con Holiday. Ampliamenre considerado como uno de los mejores defensores de la NBA, Holiday promedió 19,1 puntos y 6,7 asistencias la pasada temporada. Ahora será compañero de Antetokounmpo y Khris Middleton en un plantel de Milwaukee que lucirá muy distinto al de la pasada campaña. Se trata del segundo receso seguido en el que Nueva Orleáns se desprende de una estrella a cambio de múltiples jugadores y selecciones del draft. Tal fue el caso de 2019 con Anthony Davis, enviado a los Lakers por Brandon Ingram -el eventual ganador del premio al jugador con más progreso- y otros más. Ahora el turno corresponde a Holiday.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *