¡ Milagro, 12 niños futbolistas rescatados !

La Confirmación de Cristiano Juventino
10 julio, 2018
“Parcero” Gaviria ganó 4ª etapa del Tour
11 julio, 2018

Comparte este Contenido!

Los 12 menores, viven… eran de entre 11 y 16 años, estuvieron atrapados en la cueva Tham Luang en Chiang Rai, al norte de Tailandia, desde el 23 de Junio, junto a su joven entrenador. Es un milagro de Dios.

 

 

Un equipo internacional de buzos logró rescatar a los 12 niños y su entrenador que llevaban 17 días atrapados en una cueva al norte de Tailandia. mEkkapol Ake Chantawong, de 25 años,  llevó a los 12 niños a la cueva el pasado 23 de junio. Él ha sido criticado por algunos por lo que es percibido como un acto de suprema imprudencia. Sin embargo, la ciudad ha apoyado al entrenador Ake, un exmonje y trabajador comunitario. Sus padres murieron cuando él era muy joven, dejándolo huérfano. Como muchos niños huérfanos en Tailandia, se fue de su casa de infancia en Mae Sai y se volvió monje budista en un monasterio en la provincia cercana de Lum Phun.”No sabemos si esto es un milagro, ciencia o qué. Los 13 Jabalíes Salvajes están ahora fuera de la cueva”, tuitearon los marines, en referencia al nombre del equipo de fútbol. Horas después, el jefe del operativo del rescate, Narongsak Osotthanakorn, confirmaba que otros tres buzos y el médico que estuvieron con el grupo la última semana también habían salido de la cueva.

 

La proeza y la fe

 

 

 

 

Un equipo de 90 experimentados buzos, 40 de Tailandia y 50 extranjeros, trabajaron en las cuevas Tham Luang. Ellos guiaron a los niños a través de los pasajes oscuros e inundados del sistema de grutas. La ruta incluyó partes en las que tuvieron que caminar, escalar y bucear guiados por cuerdas. Usando máscaras completas, cada niño fue acompañado durante todo el trayecto por dos buzos. Los niños rescatados se encuentran en observación en un hospital. La doctora Jesada Chokedamrongsuk explicó que los padres solo pudieron saludar a los niños a través del cristal debido al riesgo de infección, pero agregó que pronto podrían recibir visitas cara a cara. “Extrañamos nuestra casa” y “estamos felices”, fueron algunas de las primeras cosas que los niños rescatados dijeron en el hospital, contaron los funcionarios.

El esfuerzo de búsqueda y rescate fue descrito por el jefe del operativo Narongsak Osottanakorn como un “equipo de Naciones Unidas”. Incluyó personal de Reino Unido, China, Myanmar, Laos, Australia, Estados Unidos, Japón y otros muchos países. Tras el rescate, la alegría se esparció por el lugar, pero muchos también recordaron al Sargento  Saman Gunan, experto “seal”, el buzo que murió durante la misión para llevar suministros a los niños la semana pasada. Gunan será honrado con un funeral de Estado.

 

Quiénes eran los Niños

 

 

 

Chanin Vibulrungruang: con 11 años, es el más pequeño. Lo llaman Titan y comenzó a jugar fútbol cuando tenía 7 años de edad. Lo invitaron a sumarse al equipo cuando se unió al club deportivo de su escuela.

Duganpet Promtep: apodado Dom, es delantero y capitán de los Jabalíes Salvajes. Se cree que estaba en la mira de varios clubes de fútbol profesionales. Compañeros de otros equipos de Dom comentaron que tiene capacidad para ser líder y muy buen sentido del humor. Tiene 13 años.

Panumas Sangdee: 13 años. Lo llaman Mic. Juega como defensor. Dicen que es ideal para jugar en esta posición por su estado físico y sus movimientos fluidos. De él cuentan que juega tan bien como si tuviese 15 años.

Somepong Jaiwong: más conocido como Pong, tiene 13 años. Su sueño es jugar para el equipo de fútbol nacional.

Mongkol Booneiam: su maestro lo describió como un “niño muy respetuoso y bueno”. Tiene 13 años y se apoda Mark.

Nattawut Takamrong: en la misiva que les envió a sus padres desde la cueva, Tle, como lo conocen por su apodo, les pidió que no se preocuparan por él. Tiene 14 años.

Ekarat Wongsukchan: lo llaman Bew. Tiene 14 años y le prometió a su madre que cuando salga de la cueva la va a ayudar en su tienda. Medios locales dicen que mejoró su juego en los últimos años gracias a su disciplina. Cuando termina el entrenamiento, se encarga de recoger los equipos.

Adul Samoon: tiene 14 años y es también miembro de un equipo de vóley que salió segundo en un campeonato del norte de Tailandia. Fue uno de los que habló con los buzos. Su inglés es muy bueno. También habla tailandés, birmano y chino.

Prajak Sutham: conocido como Note, juega al fútbol desde hace dos años. Tiene 15. “Es un buen chico, muy simpático y siempre haciendo bromas”, le dijo a la BBC la dueña de una tienda a la que Note iba a comprar dulces desde que era pequeño.

Pipat Pho: apodado Nick, este niño de 15 años es el único que no es integrante de los Jabalíes Salvajes. El 23 de junio se acercó al campo de juego para practicar con el equipo y pasar tiempo con su amigo Bew. Le pidió a sus padres que al salir, lo lleven a comer una barbacoa.

Pornchai Kamluang: lo llaman Tee. Es defensor y tiene 16 años. “No se preocupen, estoy muy feliz”, les escribió a sus padres.

Peerapat Sompiangjai: apodado Night, era justo su cumpleaños el día que el equipo desapareció en la cueva con su equipo. Sus padres le dijeron que lo están esperando para hacerle su fiesta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *