La remontada histórica = 1 ecuación

Las rotaciones en el fútbol ¿Necesidad o lujo?
7 marzo, 2017
Montreal Impact vs Seattle Sounders
28 marzo, 2017

Comparte este Contenido!

Después del partido de ida de los dieciseisavos de final entre Paris Saint Germain y FC Barcelona, afirmé explícitamente,  basado en argumentos el por qué creí que el Barça no podía remontar el resultado.

Sin embargo, todos los argumentos resultaron inválidos luego de la remontada histórica que vivimos hace dos días. El mundo del fútbol, del deporte en general, todas las redes sociales y, absolutamente todos quedamos sorprendidos por dicha hazaña, escenificada nada mas y nada menos que en la vitrina de la Uefa Champions League (UCL).

Estuve pensando mil y una maneras de poder encontrar explicación al desenlace de esta historia,  así que busqué en mi otra pasión (la ingeniería) la respuesta a dicha interrogante: “la remontada histórica se resume en una ecuación”.

Remontada = creer + MSN + momentum + mal planteamiento + susto + mediocridad + arbitraje + negocio.

1) Creer: ante el gran desafío de remontar un 4/0, algo inédito en fases de eliminación directa en UCL, el público culé llenó el Camp Nou y, desde tempranas horas alentaban al Barça durante el calentamiento previo. Ya en el partido el equipo catalán buscó adueñarse del encuentro desde el pitazo inicial y así lo consiguió, colocando contra las cuerdas al equipo parisino, metiendo presión, ejecutando marcación alta,  quitándole el balón al rival y variando el ataque por todos los flancos, con centros, con paredes, con pelotazos, con diagonales, por el centro, por los laterales, buscando faltas cerca o dentro del área (unas con simulaciones demasiado evidentes); todas las variantes posibles que al final dieron sus frutos.

2) MSN: La combinación de Messi, Suárez y Neymar fue clave en la mayoría de los goles y jugadas peligrosas del Barcelona. El primer gol fué de Suarez, el tercero de Messi ante un penal sobre Neymar. El cuarto de Neymar de tiro libre. El quinto de Neymar ante un penal sobre Suárez, quien quedaba mano a mano con Trapp (portero del PSG) a través un pase quirúrgico de Messi. El sexto de Sergi Roberto habilitado por Neymar. Si bien Messi y Suárez fueron protagonistas, fué el brasileño quien empujó todo el partido, se echó el equipo al hombro y sus últimos 10 minutos, desde el minuto 85 hasta el 95 fué él que determinó el destino de la eliminatoria (2 goles + asistencia).

3) Momentum: si bien en la ida venia muy bien el PSG y muy mal el Barça. En la vuelta fué todo lo contrario. PSG venia de ganar en una actuación muy mediocre, salvándose en muchas ocasiones de la derrota y marcando una de las pocas ocasiones claras que tuvo (1/0 frente al Nancy). En cambio, el equipo catalán ganó contundentemente a un Celta de Vigo (5/0 en el Canp Nou), mismo equipo que derrotó al Barça 4/3 en Balaídos en el año 2016.

4) Mal planteamiento: el 4/0 de la ida a favor del PSG tuvo como gran héroe a Emery y su planteamiento táctico,  sin embargo en el 6/1 de la vuelta tuvo mucho que ver el parado del equipo del PSG. Una cara totlalmente distinta, sin controlar el balón,  sin hacer presión alta, sin atacar,  un equipo muy tirado atrás,  guardando el resultado. El fútbol castiga y, en la mayoría de los casos,  diría que en un 95% esta táctica falla, tan solo controlando el balón, sin dejar jugar tanto al rival, es suficiente para preservar el resultado de la ida. Bien lo dice un refrán futbolístico: “la mejor defensa es un buen ataque”. Que quede claro,  no hablo de marcar goles, hablo de controlar el balón,  jugar arriba,  evitando así que el rival se preocupe por algo mas que atacar y tenga que salir desde la defensa.

5) Susto: el Camp Nou repleto, uno de los mejores equipos del mundo,  la MSN, de sobra existen razones para ceder ante la excesiva presión de estos y otros factores como el mediático. Los jugadores del PSG jugaron temerosos todo el partido. Nada que ver con las ganas, deseo y garra que mostraron en el partido de ida. Los mismos jugadores (exceptuando di María quien entraría en el segundo tiempo) eran como de otro equipo totalmente distinto,  sin protagonismo.

6) Mediocridad: el planteamiento erróneo combinado con el susto perjudicaron de tal manera al equipo francés que, desde mi punto de vista, todos, si,  leen bien,  todos los goles del Barcelona vienen por errores defensivos del PSG.

Gol 1: Luis Suárez sin marca y Trapp que no toma el balón en su área chica. Gol 2: Marquinhos tiene la posición y al confiarse se la gana Iniesta,  Kurzawa y Trap se desesperan ante el centro e intentan despejar sin tener nadie atrás. Gol 3: así no sea penal no puedes obstruir al delantero en esa circunstancia,  muy evidente,  error de Meunier. Gol 4: falta absurda de Di María al borde del área y Trapp no se tira a buscar el tiro libre de Neymar. Gol 5: igual que el 3, así no sea penal,  ese debe evitar tirar un manotazo, preferible dejarlo pasar y que gane el mano a mano ante Trapp. Gol 6: en que cabeza cabe jugar al fuera de juego en la última pelota del encuentro, esa no existe,  así de simple, todos a guindarse del travesaño; error al adelantar la línea de la defensa y horror en la forma como Aurier marcó a Sergi Roberto.

Si a estos errores defensivos incluimos los dos mano a mano dilapidados por el PSG (Cavani y di María), ratificamos la cantidad de errores,  tanto defensivos como ofensivos.

7) Arbitraje: seamos claros, el ímpetu – esperanza – fé – creencia de la victoria culé más la mediocridad parisina fueron factores determinantes, pero sin el arbitraje el Barça no hubiera logrado la hazaña.

Primera vez que veo una obstrucción con la cabeza para el primer penal, no hay agarrón, hay un resbalón y el recurso de pelear hombro con hombro con la cabeza de Meunier ante la rodilla de Neymar. No es penal desde mi punto de vista.

Di María se escapa,  tiene un compañero a su lado,  decide rematar,  se barre Mascherano (también tiene una mano en el área no pitada) y hace contacto con la pierna de Di María,  por detrás,  nunca toca el balón. Era penal y roja, sin embargo ni siquiera hay repetición de la jugada y menos tener otro ángulo de la jugada.

Messi hace un pase en profundidad muy preciso para Suárez, éste le gana la posición a Marquinhos y apenas siente un contacto, se tira en el área. Tampoco hay penal desde mi punto de vista.

Cabe destacar que dichos penales llegan después de innumerables caidas/simulaciones del Barcelona buscando un penal o falta cerca del borde del área. Con tal precedente el árbitro debe tener mas autoridad y amonestar por simulaciones.

8) Negocio: todos sabemos lo que representa FC Barcelona, así como el Real Madrid, en derechos televisivos. Son de los equipos con más seguidores a nivel mundial. Todos quieren el clásico en una final de UCL. Real Madrid y Barcelona como protagonistas en el juego de fútbol de mayor audiencia registrada anualmente, debe ser el sueño de marketing y mediático de cualquier patrocinante.  Las apuestas crecen y evolucionan tanto que hoy en día estos dos equipos son de los más apostados. La industria que muevan solo Cristiano y Messi es inmensurable, muchos contratos publicitarios y derechos de imagen involucrados que hacen muy apetecibles medirlos en la final del torneo de fútbol de clubes más importante y visto del mundo.

Explicados todos los elementos/factores de esta ecuación, creo que la combinación/suma de estos es la única manera de llevar a cabo tal remontada histórica. Sin alguno de ellos, hubiera sido imposible realizar la épica hazaña de los azulgranas.

¿Están de acuerdo con mi ecuación?

¿Creen que algunos de los elementos/factores fueron irrelevantes?

Participa a través de:

https://mariojuo.wordpress.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *