FIFAgate, 9 años de cárcel a Juan Ángel Napout

Wilsterman frenó a Los Gloriosos y Quetzal goleó a Sacaba en ABSL
30 agosto, 2018
Aaron Rodgers, Mariscal millonario NFL
30 agosto, 2018

Comparte este Contenido!

Juicio por el FIFAgate para el exdirigente guaraní, quien recibió sentencia  tras pedir “piedad” y “compasión” a la jueza en una breve declaración en inglés.

 

 

Nueve años de prisión: esa fue la sentencia anunciada por una jueza de Nueva York para el exjefe del fútbol de Sudamérica y exvicepresidente de la FIFA, el paraguayo Juan Ángel Napout, de 60 años, por aceptar millonarios sobornos a cambio de contratos de televisación de la Copa Libertadores y la Copa América. El expresidente de la Conmebol y del fútbol paraguayo tenía “una personalidad oculta, un lado oculto” y “perpetuaba la noción de que era un buen tipo al tiempo que recibió 3,3 millones de dólares en coimas hasta que fue arrestado y aceptó recibir más de 20 millones más” en sobornos de empresas deportivas, a cambio de contratos, dijo la jueza Pamela Chen tras una audiencia de cinco horas.

Napout, vestido con un traje de presidiario beige, escuchó la sentencia serio tras pedir “piedad” y “compasión” a la jueza en una breve declaración en inglés.  Su esposa durante 33 años y madre de sus cuatro hijos, Karin Forster, también leyó con voz temblorosa una carta ante la jueza, y no consiguió retener las lágrimas al final. “Mi marido no es perfecto, ¿pero quién de nosotros lo es?”, preguntó mientras sus hijos, en primera fila, se enjugaban las lágrimas. El gobierno estadounidense asegura que entre 2010 y 2015 Napout recibió 3,37 millones de dólares en sobornos y acordó recibir 24,9 millones más hasta 2026, por lo que pidió una sentencia de 20 años de cárcel.

“No puedes robar millones en sobornos de las organizaciones y no ser castigado”, dijo Chen. El mensaje debe ser que “hay consecuencias reales, que irás a la cárcel y no que solo recibirás un golpecito en el hombro”. La jueza decidió asimismo que Napout deberá restituir 3,37 millones de dólares -el dinero que recibió en coimas- y le impuso una multa de un millón de dólares. Tras dos años de arresto domiciliario en Florida y un juicio de siete semanas en Nueva York, Napout fue hallado culpable el 22 de diciembre de tres de los cinco cargos que enfrentaba: conspiración para delinquir en el marco de una organización criminal, y conspiración para cometer fraude bancario en la Copa América y en la Copa Libertadores. Fue absuelto de dos cargos de lavado de dinero en ambos torneos. Según la fiscalía, Napout recibía coimas de Mariano y Hugo Jinkis, propietarios de la empresa deportiva Full Play, en efectivo en Buenos Aires. Los fiscales cruzaron planillas Excel de los pagos de estas empresas a Napout con emails y registros hoteleros que muestran que éste viajaba a Buenos Aires cada vez que recibía órdenes de pago en efectivo de los Jinkis, y que un monto equivalente salía de los cofres de Full Play.

– “Un hombre decente” –

La abogada de Napout, Silvia Piñera Vázquez, lo presentó en la audiencia como “un hombre decente”, “trabajador, generoso y compasivo”. Desde su encarcelamiento en una prisión de Brooklyn en diciembre, Napout ha trabajado en la cocina de la cárcel de lunes a viernes, siete horas por día, por un salario de unos 19 dólares mensuales. Sus abogados presentaron a la jueza un informe de la oficina de prisiones que asegura que Napout es “muy trabajador, responsable y trabaja bien con otros” en la cárcel. También enviaron a la jueza más de 200 cartas escritas por amigos, familiares y conocidos de Napout en su defensa, incluida una del actual ministro de Deportes de Paraguay, Víctor Manuel Pecci. Napout fue detenido el 3 de diciembre de 2015 en Suiza, en la segunda redada de jerarcas del fútbol de las Américas liderada por el gobierno estadounidense, que desde 2010 investiga los negocios sucios en el deporte más popular del planeta.

Fue extraditado a Estados Unidos y tras pagar una fianza de 20 millones de dólares pasó 24 meses en prisión domiciliaria en un lujoso apartamento de Sunny Isles Beach, en Florida, al cual mudó a toda su familia. En el marco del escándalo FIFA, el gobierno estadounidense acusó a 42 personas y a empresas deportivas de 92 delitos y de aceptar más de 200 millones de dólares en sobornos. De los 42 acusados, tres han fallecido. Veintidós se declararon culpables y de ellos dos ya fueron sentenciados por la jueza. Catorce aún están en sus países, donde fueron juzgados por la justicia local, están en libertad o combaten la extradición como el también paraguayo y exjefe de la Conmebol Nicolás Leoz, de 89 años, internado desde 2015 en un hospital de su propiedad en Asunción. Solo fueron juzgados los tres jerarcas que se declararon inocentes: el exjefe del fútbol brasileño José Maria Marín, de 86 años y sentenciado la semana pasada a cuatro años de prisión, Napout y el exjefe del fútbol peruano Manuel Burga, absuelto en diciembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *